• 23 Higham Place E17 6DD London
  • + 44(0)7896208822 info@indrom.com

Los errores de traducción

Los problemas de traducción son dificultades objetivas que todo traductor (independientemente de su nivel de competencia y de las dificultades técnicas) debe resolver a la hora de realizar una tarea de traducción determinada.

Estos problemas pueden ser lingüísticos (por las diferencias entre el TO y el TM, ya sean gramaticales, léxicas, etc.), extralingüísticos (cuestiones culturales, muy obvias en una cultura pero desconocidas en la otra), documentales (porque no se encuentra información sobre un término o un concepto) y pragmáticos (relacionados con la intención del autor, o de las características del contexto del TO y las del público meta).

Los errores, en cambio, son malas decisiones, que se pueden evitar desarrollando la competencia traductora o, dicho de otra manera, practicando y entrenando para ser un buen traductor. Estos errores pueden producirse por fallos en cualquiera de las etapas de traducción (comprensión, reexpresión, etc.) o por realizar presuposiciones o no aplicar las estrategias necesarias para resolver los problemas de traducción.

Clasificar estos errores es útil para elaborar baremos en la corrección de exámenes (para los alumnos que estudian para ser traductores) o para evaluar el impacto que puede tener un error de traducción. Aquí ofrezco la clasificación que aprendí yo durante la carrera:

 

CS: CONTRASENTIDO: significado contrario al original por desconocimiento lingüístico o extralingüístico

SS: SIN SENTIDO: texto incomprensible, falta de claridad

FS: FALSO SENTIDO: significado distinto al original por desconocimiento lingüístico o extralingüístico

NMS: NO MISMO SENTIDO: matiz no reproducido, exageración, reducción, modulación incorrecta, ambigüedad

AD: ADICIÓN

SUP: SUPRESIÓN

DIA: DIALECTO: inadecuación en la vertiente geográfica, temporal, etc.

REG: REGISTRO: inadecuación del campo, el modo o el tono

ORT: ORTOGRAFÍA: faltas de ortografía

TIP: TIPOGRAFÍA: errores de formato, de signos de puntuación, etc.

LÉX: calcos, expresiones idiomáticas, etc.

GRAM: errores sintácticos y morfológicos

TEXT: falta de cohesión (con pronombres inadecuados, o falta de conectores…) o de coherencia (falta de lógica, etc.)

EST: ESTILO: formulación no idiomática o imprecisa, repeticiones innecesarias, etc.

PRAG: PRAGMÁTICA: relacionado con la intención del autor, las implicaturas (ironía, jimor, etc.)

SEM: SEMIÓTICA: relacionado con las referencias extralingüísticas, la tipología textual, etc.

 

Por experiencia, el error más habitual en los traductores es el del estilo poco natural. Aunque no es un error tan grave como puede ser un falso sentido, si queremos ofrecer una traducción de calidad hay que prestar mucha atención al estilo: fijarnos en los usos del lenguaje, utilizar expresiones idiomáticas y equivalencias convencionales… Al fin y al cabo, cualquier persona, aunque no sepa de traducción, detecta un texto que no tiene un estilo natural en su lengua materna.

Cuando yo estudiaba la carrera, los profesores nos corregían los exámenes con este baremo. Cada error tenía una penalización. Por ejemplo, un error de estilo solía costarte un -0,1 (empezando con 10 puntos), mientras que un falso sentido un -0,5. La verdad es que se trataba de un baremo bastante duro porque con muy pocos fallos conseguíamos una nota bastante baja… Pero supongo que era lo justo, pues de verdad esos pequeños fallos hacen que una traducción no tenga la calidad esperada.

 

Alicia Jiménez

 Tags: , , ,
Share

Posts by 

No Comments Leave a comment  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Enter your keyword: