• 23 Higham Place E17 6DD London
  • + 44(0)7896208822 info@indrom.com

La traducción del humor: más allá de las palabras

Cualquier tipo de traducción no se puede entender como una traducción literal, sino que implica una serie de cambios culturales. Se puede decir que la traducción no se puede interpretar como un proceso aislado que requiere un conocimiento perfecto de las dos lenguas, sino que también se necesita un conocimiento perfecto de las dos culturas.

El contexto es uno de los muchos factores externos que influyen en el trabajo de los traductores a la hora de traducir un texto de la lengua inicial a la lengua de llegada. Este contexto se evidencia más cuando se trata de traducir el humor, ya que se requiere una mayor inmersión en la cultura. Además, la traducción del humor en los textos audiovisuales tiene unos factores particulares. En primer lugar, el traductor tiene que hacer un análisis semiótico del texto para conocer el significado real de la situación cómica. Además, la traducción estará afectada por las restricciones de modalidades como el doblaje, lo cual muchas veces implicarán cambios en la traducción. Todos estos cambios hacen que la pérdida del humor se convierta en una posibilidad que los traductores tienen que evitar.

Importancia del contexto y la cultura

El humor está presente en todas las culturas, pero las características de los estímulos graciosos son las que cambian dependiendo de la cultura en la que nos encontramos. El humor se puede ver influido por la cultura de varias maneras que no tienen ninguna referencia con el lenguaje. Por lo tanto, la traducción del humor no es solamente una traducción de lenguas, sino que también de culturas. Marta Mateo (1995) comenta que el diálogo cómico no tiene un valor informativo o referencial en sí mismo, pero es una fuente vehicular para crear una situación. Por lo tanto, los diálogos humorísticos no tendrían ningún significado si no estuvieran acompañados de una situación extra-textual, que es la que da sentido al texto.

El sentido global humorístico surge de la relación recíproca que se establece entre el diálogo y la situación extralingüística. La autora reafirma que el humor está más ligado al contexto que al lenguaje. Por lo tanto, esta afirmación muestra la importancia del contexto y la cultura en la traducción del humor y, en consecuencia, las dificultades que aparecen a la hora de traducir los textos humorísticos.

Traducir y localizar las referencias en un texto es un reto, ya que es muy fácil que se pase por alto alguna. No obstante, también es un reto saber el significado real de estas, ya su significado no depende de las palabras en sí, sino del significado que estas tengan para el público de inicio, y esta referencia tiene que adaptarse al público meta causando el mismo efecto que el original.

En conclusión, la traducción del humor es un ejercicio de traducción lingüística y cultural, que exige a los traductores un conocimiento perfecto de la cultura inicial y la de llegada. Asimismo, también se requiere un conocimiento perfecto de las dos lenguas para poder encontrar referentes que quieren expresar la misma idea que el texto original y cause a misma gracia y afecto. Es por eso que cuando se traduce humor se tienen que tener en cuenta dos factores. El primero es saber que el humor expresa elementos cómicos en no sólo las palabras, sino también en las situaciones. El segundo es saber que en todas las sociedades hay humor, aunque este sea característico en cada uno. Así pues, el humor siempre se puede traducir, aunque el contexto y la cultura requieran una adaptación para el público de la lengua, cosa que añade un reto de traducción.

Marta Vélez Baiget

 Tags: , , , ,
Share

Posts by 

No Comments Leave a comment  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Enter your keyword: