• 23 Higham Place E17 6DD London
  • + 44(0)7896208822 info@indrom.com

La interpretación del lenguaje de signos

En España, según el INE, hay más de 100.000 personas sordas, de las cuales alrededor de 13.000 tienen que utilizar el lenguaje de signos. Se trata de una lengua oficial, visual-gestual, a diferencia de las lenguas orales que utilizan el canal auditivo, en la que se utilizan las manos y la expresión facial y corporal para representar ideas (más que palabras). Esta lengua tiene su propia gramática, vocabulario y estructura, completamente distintos a la lengua española.

 

El lenguaje de signos internacional no existe. De hecho, cada año se reconocen más lenguas y más comunidades usuarias. En España, por ejemplo, están oficialmente reconocidas la LSE (Lengua de Signos Española) y la LSC (Lengua de Signos Catalana). Sin embargo, es verdad que hay un Sistema de Signos Internacional, que en realidad es una variante del lenguaje de signos, no tan compleja como otras lenguas de signos, y con un léxico limitado. Esta se utiliza, por ejemplo, en reuniones internacionales como el congreso de la Federación Mundial de Sordos, videoclips destinados a personas de todo el mundo, etc.

 

Para eliminar las barreras comunicativas existentes de las personas con discapacidad auditiva y facilitarles el acceso a la información, se hace necesaria la figura del intérprete de lengua de signos. Estos pueden trabajar como guía-intérprete de calle (por ejemplo, realizando tareas de acompañamiento de personas sordas usuarias de la lengua de signos en sus tareas diarias, como reuniones, entrevistas de trabajo, visitas médicas, etc). o también en un instituto, o en juzgados, eventos religiosos… Estos intérpretes interpretan del español hablado y escrito al lenguaje de signos y viceversa, a diferencia de la mayoría intérpretes de lenguas orales, que normalmente interpretan solamente hacia su lengua materna (en este caso, el español).

 

Antes de acudir a una reunión o cita en la que se requieran servicios de un intérprete de lengua de signos, este deberá informarse (igual que cualquier intérprete de lenguas orales) del tema del que se hablará, para poder documentarse un poco acerca del vocabulario que se va a emplear. Antes de comenzarla, tendrá que asegurarse también de que la habitación en la que va a trabajar permite una buena comunicación, ya que se necesitan unos estándares mínimos de iluminación, sonido y espacio. Por último, se trata de un trabajo que requiere muchísima concentración, por lo que normalmente se contrata a dos intérpretes para que se vayan turnando.
Para estudiar el lenguaje de signos, se pueden encontrar cursos en centros privados, así como en asociaciones que organizan cursos de hasta cuatro niveles. No obstante, como hemos repetido en numerosas ocasiones en este blog, conocer un idioma no nos convierte en profesionales de la interpretación. Para ser técnico especialista en interpretación y guía interpretación de la Lengua de Signos se necesita, actualmente, una titulación universitaria (Lengua de Signos Española y Comunidad Sorda (presencial) o la FP de técnico superior en mediación comunicativa, puesto que los intérpretes no solo tienen que conocer bien el idioma, sino desarrollar una serie de competencias para realizar buenas interpretaciones, entre las que se encuentran: inteligencia emocional para tener un elevado autocontrol de las emociones, capacidad de concentración, de relajación y de retención de la información, comprensión de las necesidades de las personas sordas, respetar el acuerdo de confidencialidad, capacidad de permanecer neutral, de análisis, de mostrar técnicas de traducción e interpretación, etc. Se trata de capacidades que se intentan desarrollar durante la formación de los intérpretes y que no se consiguen simplemente aprendiendo el lenguaje.

 

 

 

 Tags: , , ,
Share

Posts by 

No Comments Leave a comment  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Enter your keyword: