• 23 Higham Place E17 6DD London
  • + 44(0)7896208822 info@indrom.com

El mercado audiovisual y el “auge de Netflix”

En los últimos años ha habido un auge con las series de televisión. Seguramente la mayoría de nosotros vemos 4 o 5 series de televisión a la vez, y nos suenan los nombres de las series más populares como Game of Thrones, Mr. Robot, Narcos o la novedosa serie exclusiva de Netflix 13 Reasons Why. No solamente se trata del “auge de Netflix”, sino que este creciente mercado de espectadores está presente en todas las plataformas de vídeo como, por ejemplo, Amazon o HBO.

No obstante, la cantidad de series que hay en Netflix actualmente ha cambiado las reglas del juego. Ahora supone mucha más cantidad de trabajo para los traductores ya que hay más oferta y demanda de productos audiovisuales y, por lo tanto, muchas obras que traducir, subtitular y doblar. En el caso de las series de televisión, se trabaja a marchas forzadas. Antes de que se emitan los episodios en EE.UU. ya se trabajan en los guiones, y estos no suelen ser siempre los definitivos. Un mes o dos meses antes ya se trabaja en el guion de ese episodio, cuando el episodio aún no se ha emitido allí. Si hay cambios, se tienen que cambiar, pero siempre se tiene que hacer todo rápido para que la cadena pueda seguir, ya que son los traductores los primeros del proceso. Luego viene el casting de las voces, el doblaje, la producción, las mezclas… A los traductores les suelen dar mucha prisa para que las fases posteriores comiencen cuanto antes y así se pueda emitir el episodio sólo un día después que el original.

En cuanto a las películas, una película de hora y media se puede traducir en tres días. No obstante, no es lo mismo traducir que subtitular. Cuando se hace la subtitulación se hace lo que se llama el “pautado”, es decir, se marcan los tiempos de duración de cada subtítulo y sus tiempos de entrada y salida de la pantalla. Esto requiere más tiempo, ya que se necesita ser lo más preciso posible. Además, en la subtitulación se tiene que tener en cuenta el límite de caracteres, si el personaje que habla se encuentra en pantalla o no se le ve bien la boca, y otros aspectos propios de la subtitulación.

Cómo empezar en el mundo de la traducción audiovisual

Siempre se puede empezar como traductor audiovisual en una agencia de traducción. No obstante, no se debe descartar la posibilidad de los estudios de doblaje, productoras y distribuidoras. Además, el mercado no solamente se limita a España. Como traductor autónomo tienes la posibilidad de trabajar para todo el mundo, por lo tanto, hay miles de posibles clientes alrededor del mundo.

Un factor importante para avanzar sería haciéndote conocer. Tener un blog o una página personal donde ofreces tus servicios puede ayudarte a progresar en la profesión. Las redes sociales también son muy importantes actualmente, así que sácale partido y haz que todos tus contactos sepan a qué te dedicas y que se note que te gusta lo que haces.

También es recomendable acudir a congresos y eventos de traducción. Allí la gente te puede dar ideas de cómo está el mercado y dónde puedes acudir para nuevos trabajos. Ser miembro de ATRAE, una sociedad para traductores audiovisuales, como se comentó en una antigua entrada, puede ser un gran paso. En la asociación ATRAE no solamente están los que traducen series o películas, hay profesores, traductores de videojuegos, de software, los que hacen audio descripción, subtitulaje para sordos y todos los profesionales de la accesibilidad audiovisual. Esta asociación ha conseguido importantes progresos a nivel de visibilidad del colectivo ya que es una asociación que lucha por los derechos de los traductores audiovisuales.

Marta Véléz Baiget

 Tags: , , ,
Share

Posts by 

No Comments Leave a comment  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Enter your keyword: